Ser mamá es una labor de muchos retos donde los hijos son la prioridad y el cuidado de tu salud pasa a segundo plano. Es por eso que debes mantener un equilibrio y dedicarle tiempo al cuidado de tu salud para poder estar en las mejores condiciones que te permitan cuidar a tu familia. A continuación te decimos cómo lograrlo.

Es necesario que tengas en mente que tú eres un ejemplo a seguir para tus hijos, por lo que es recomendable que realices alguna actividad física, la cual puedes hacer en la comodidad de tu casa y con la ayuda de un buen aparato de ejercicio como una caminadora o una bicicleta fija.



También es importante que tengas una dieta balanceada en la cual incluyas más frutas, verduras y fibra. En tiempos de calor, una excelente idea es preparar jugos que acompañen una alimentación saludable para que tu cuerpo se beneficie de una gran variedad de vitaminas y minerales, además lograrás una hidratación adecuada.



Atrévete a dar el primer paso para ser una mamá saludable, actívate y mantén una dieta balanceada, de esta manera podrás fomentar hábitos sanos en tus hijos y disfrutar de momentos agradables en familia.